Qué es la crenoterapia y la balneoterapia

Contenidos
Suscríbete y consigue gratis nuestro ebook
Artículo actualizado el 10/11/2022
Tabla de contenidos
Contenidos
Image
Crenoterapia y balneoterapia

¿Qué es la crenoterapia?

En pocas palabras, la crenoterapia es la ciencia que estudia la aplicación de las aguas mineromedicinales con fines terapéuticos.

Aunque el aprovechamiento de las aguas mineromedicinales se remonta muchos siglos atrás, la crenoterapia alcanza su máximo apogeo como ciencia a finales del siglo XIX y principios del s. XX. A partir de la década de 1940, con el desarrollo de la farmacéutica, el uso de las aguas se vio un tanto relegado, hasta su resurgir en los años 80 del siglo XX, para llegar a nuestros días como valioso aliado para diversos tratamientos.

 

¿Qué es la balneoterapia?

El término balneoterapia es, prácticamente, un sinónimo de crenoterapia, pues se refiere al uso de aguas mineromedicinales; pero se centra especialmente en la aplicación de las aguas por vía tópica —más adelante, veremos qué significa—. Como su palabra indica, esta aplicación suele tener lugar en los balnearios.

 

Hidroterapia versus balneoterapia o crenoterapia

En resumen, la hidroterapia presta atención a la aplicación de cualquier tipo de agua con fines terapéuticos, mientras que la crenoterapia y la balneoterapia se centran en el estudio, uso y aplicación de las aguas mineromedicinales.

 

¿Estás buscando un balneario en España?

¡CONSULTA NUESTRO BUSCADOR PARA VER TODOS LOS BALNEARIOS DE ESPAÑA!

 

Crenoterapia y balneoterapia

Aplicaciones de crenoterapia y balneoterapia

A grandes rasgos, las aguas mineromedicinales se aplican sobre el organismo de tres formas: vía oral, vía inhalatoria y vía tópica. Las dos primeras forman parte de la crenoterapia interna, mientras que la tercera se refiere a la crenoterapia externa o balneoterapia. Las diferentes vías serán escogidas por el equipo médico en base a las necesidades del paciente.

 

Vía oral

Se refiere, básicamente, a beber aguas mineromedicinales. Es una de las formas menos utilizadas hoy en día. También se conoce como cura hidropínica o cura en bebida.

Se beben dos tipos de aguas:

  • diuréticas: tienen escasa mineralización y buscan potenciar el sistema renal.
  • digestivas: están especialmente indicadas para el tracto gastro-enterohepático.

 

Vías respiratorias

Ya sea mediante gotas o mediante inhalación de vapores o gases. Es decir, consiste en poner en contacto las aguas mineromedicinales con la mucosa de las vías respiratorias. También conocida como cura atmiátrica o terapia inhalatoria.

Destacan las siguientes técnicas:

  • aerosoles: se trata de la inhalación de las aguas en estado gaseoso —con gotas de un tamaño muy pequeño—, mediante un tubo aplicado sobre fosas nasales y boca, gracias a una mascarilla.
  • nebulizadores: son inhaladores que producen una gota más gruesa que la de los aerosoles (aun así, ínfima), creando una nube de gotas de agua que son inhaladas por el visitante.
  • ducha nasal: lavado nasal, que se realiza mediante instrumentos como una pipeta, la sonda de Dipierris o un irrigador con cánula de vidrio.
  • lavado de boca y gargarismos.
  • pulverización faríngea: este tipo de ducha está creada con la intención de proyectar un chorro de agua mineromedicinal, en forma de pulverización, de modo directo sobre la faringe. ¿El objetivo? Reducir la inflamación en pacientes con faringitis o amigdalitis, mediante la vasodilatación y vasoconstricción.
  • insuflación tubo-timpática: se trata de introducir gas termal en los oídos, con la intención de tratar las otitis seromucosas.

 

Vía tópica o crenoterapia externa

Es, sin duda, la forma más utilizada y en ella se centra, como mencionamos antes, la balneoterapia. Así, la balneación es la aplicación de aguas medicinales mediante la inmersión del cuerpo; es decir, mediante baños o duchas. También pertenece a esta categoría la aplicación de lodos o peloides.

Los baños pueden ser:

  • simples: inmersión del cuerpo en bañera con aguas termales/mineromedicinales.
  • de hidromasaje: añadiendo burbujas —es decir, presión— al baño.
  • parciales: el baño se aplica a una zona concreta, localizada.
  • pueden incluir movilizaciones, que beneficien a la parte afectada.
  • colectivos: inmersión en piscina colectiva. Recibe el nombre de hidrocinesiterapia.

 

Por su parte, la técnica de la ducha pueden ser:

  • chorro general: un técnico realiza la aplicación, de manera personalizada.
  • duchas locales simples o chorro dirigido: la aplicación se da mediante aparatos automáticos y se aplica a las extremidades; es decir, son las maniduchas o pediduchas.
  • ducha circular: aplicación de las aguas a baja presión gracias a un sistema de múltiples orificios a diferentes alturas con el objetivo de emular un masaje.
  • ducha escocesa: alternando agua mineromedicinal fría y caliente se consigue un efecto estimulante.
  • ducha filiforme: el agua se aplica a una presión alta a través de un sistema de pequeños orificios.
  • ducha vichy: esta técnica combina la relajación de una ducha vertical con un masaje, adaptado a las necesidades de la persona.

 

Dentro de las aplicaciones de aguas mineromedicinales por vía tópica, hay que ubicar también los peloides. Este término procede del griego y significa “lodos” en el idioma helénico. Así, consiste en mezclar agua mineromedicinal con otras materias para convertirlas en lodos, mezcla que se aplicará sobre el cuerpo. Se aplican a temperaturas elevadas y durante un tiempo prolongado, para que actúen aguas y lodos desprendan sus beneficios.

 

También podemos hablar de gases termales. Se trata de baños de gas seco. Consiste en lo siguiente: el paciente se tumba en una camilla durante 10 minutos, durante los cuales permanece rodeado de una envoltura alimentada de gases termales a 42ºC.

 

Crenoterapia y balneoterapia

¿En qué se diferencian balneoterapia, talasoterapia y spas?

La diferencia principal reside en que la talasoterapia no utiliza aguas mineromedicinales para sus tratamientos —como sí hace la crenoterapia o balneoterapia—, sino agua y otros elementos marinos (lodos, algas, arenas, etc.).

Por su parte, los spas utilizan agua potable (es decir, del grifo) para sus tratamientos y curas de belleza. La confusión entre spa y balneario, viene del hecho de que la palabra spa en inglés sirve para denominar a ambos tipos de establecimientos.

Los balnearios deben tener, por definición, servicios médicos e instalaciones donde se aplican, con fines terapéuticos, las aguas mineromedicinales declaradas de utilidad pública. Aunque nacen como centros sanitarios, actualmente también tiene un papel esencial la parte lúdica y relajante.

Todas ellas tienen en común que, aplicada en forma de baños, duchas o chorros, tienen efectos beneficiosos para la salud. Ello incluye a los spas. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud tan sólo reconoce las indicaciones terapéuticas de las aguas usadas en crenoterapia (o balneoterapia) y talasoterapia, debido a la composición química que tienen tanto las aguas marinas como las mineromedicinales —aunque sus aplicaciones y resultados sean diferentes—.

 

¿Estás buscando un balneario en España?

¡CONSULTA NUESTRO BUSCADOR PARA VER TODOS LOS BALNEARIOS DE ESPAÑA!

 

Suscríbete a Sparelajarse