Castilla Termal Balneario de Solares

Un balneario cántabro con gran variedad de tratamientos
Fuente:
Web oficial del Castilla Termal Balneario de Solares

Balneario | Hotel
221

Para familias
Para familias Aceptan mascotas Accesible singles parejas Ofertas para mayores de 60 años Bono regalo

Descripción general

La historia de las aguas del Balneario de Solares se remonta al s. XII. El complejo termal y hotelero que ocupaba el espacio del actual Castilla Termal Balneario de Solares tuvo su época de esplendor clásico a finales del s. XIX. Concretamente, en 1827 se construyó la primera Casa de Baños sobre el manantial.  

Rodeado por un extenso parque de árboles centenarios, se encuentra el histórico edificio del Balneario de Solares, en su día declarado como la primera estación termal de Cantabria (a principios del siglo XX).

Alojamiento

Descripción del alojamiento

El hotel de cuatro estrellas del complejo termal Solares conserva el estilo arquitectónico clásico y cuenta con 113 habitaciones totalmente equipadas, 5 de ellas junior suites y 7 dobles superior.

Si quieres que tu mascota te acompañe, el Castilla Termal Balneario Solares dispone de habitaciones en las que te puedes alojar con tu perro (de un máximo de 10 kg. de peso).

Habitaciones

Características generales

Individuales/Sencillas
Dobles (dos camas)
Dobles (cama matrimonio)
Familiares
Adaptadas

Servicios adicionales

Transporte público cerca

Restauración

El complejo Castilla Termal Balneario Solares dispone de varios espacios de restauración: el restaurante “El Manantial”, el Looby bar y la terraza de verano.

El restaurante El Manantial ofrece cocina tradicional en un ambiente tranquilo y elegante, sin perder de vista la salud y el bienestar. La carta se completa con sugerencias estacionales y menú infantil.

Restaurante
Cafetería

Información general de instalaciones termales

Aceptan niños

La zona infantil está especialmente concebida para que los más pequeños puedan descubrir las virtudes de las aguas minero-medicinales a la vez que disfrutan jugando. Se divide en dos partes: balnea infantil para niños de 3 meses a 3 años y balnea infantil de 3 a 12 años.

Además, el complejo termal Solares ofrece masajes infantiles y masajes para padres e hijos, así como la celebración de cumpleaños infantiles en la terraza y los jardines del establecimiento y menús especialmente diseñados en el restaurante El Manantial.

Tipos de aguas

Las aguas termales del Manantial de Fuencaliente, que alimenta el Balneario Termal Solares, son bicarbonatadas, cloruradas, cálcicas y sódicas. Tienen un caudal de 3.456.000 litros al día a una temperatura constante de 29,8º. Están terapéuticamente indicadas en tratamientos digestivos, metabólicos, antiácidos, antiinflamatorios, diuréticos y del sistema nervioso. Son también idóneas para tratamientos termo lúdicos, de belleza, rehabilitación y problemas psicológicos y del sistema nervioso, como el insomnio y el estrés. El establecimiento ofrece programas supervisados por equipos médicos profesionales.

Tipos de aguas por temperatura
Tipos de aguas por composición

Información de tipos de aguas

Descripción de las instalaciones termales

El hidrópolis

Sólo por sus dimensiones el Hidrópolis del Hotel Balneario de Solares impresiona. A tan solo 18 kilómetros de Santander te espera un enorme tanque de 850.000 litros de agua termal tratada con bromo –menos agresivo que el cloro– espera impaciente tu inmersión. Si tienes oportunidad no lo pienses y zambúllete en estas terapéuticas aguas a 34 grados de temperatura salidas del Manantial de Fuentecaliente e indicadas para tratamientos digestivos, metabólicos, antiácidos, antiinflamatorios, diuréticos y del sistema nervioso.


Gracias a su tamaño (su diámetro supera los 25 metros) la piscina permite la natación, una experiencia muy agradable bañada por la luz que dejan pasar los inmensos ventanales exteriores que circunvalan su perímetro. Pero si estás vago no pasa nada, puedes disfrutar tanto o más probando los cuellos de cisne, las cascadas cervicales, las camas de hidromasaje, los chorros de distintas potencias, el jacuzzi central y la ría de flujo contracorriente que irás encontrando en distintos puntos del tanque.

Pero, para mi gusto, lo mejor de este complejo no es tanto la inmensa piscina en sí como el ‘recinto de agua fría’a 24 grados (¡eso no es frío para alguien acostumbrado a zambullirse en el Cantábrico), que permite hacer un contraste de temperaturas, siempre recomendable para mejorar la circulación de la sangre.

Este se encuentra fuera de la sala principal y ha sido bautizado como Aguanaz en honor al río que, con este mismo nombre, fluye por la localidad cántabra de Entrambasaguas. Para que el cambio de 34 a 24 grados no sea tan brusco mete primero los pies en uno de los laterales pedregosos de este ‘río de colores cambiantes’, camina un poco y, cuando estés listo, bajas las escaleras y nada hasta la cascada del final.

El masaje del agua mineromedicinal al caer sobre los hombros no está nada mal. Una recompensa más que merecida para el fresquito que estás pasando y que, después de minuto y medio, no es para nada desagradable. De hecho la sensación de ‘frío’ se diluye progresivamente gracias a la belleza de la instalación y sus colorines –rojo, azul, verde, morado– que sucesivamente van variando la apariencia de la sala. ¡Atrévete a probarlo!

 

La Balnea romana

A finales del siglo V a. C. los romanos recogieron el testigo dejado por la tradición de gimnasios griegos, la perfeccionaron y comenzaron a construir un montón de instalaciones acondicionadas para el ejercicio físico y los baños de agua fría, templada, caliente y vapor. Así nacieron las thermae públicas y las balneas privadas, una idea que afortunadamente hemos sabido conservar hasta el siglo XXI.

No hace falta ir muy lejos para disfrutar de una buena balnea romana. En el Hotel Balneario de Solares, a 18 kilómetros de Santander, tienen una muy agradable con un circuito de contrastes ideal para relajarse a remojo en las terapéuticas aguas bicarbonatadas, cloruradas, cálcicas y sódicas del cántabro manantial de Fuentecaliente.

La experiencia comienza tras dejar el albornoz en un rinconcito de la luminosa sala privada donde unos colgadores hacen las veces de apodyterium (vestuario). La primera parada es el laconium o baño de vapor. Tras 10 minutos en esta sauna se pasa a un coqueto frigidarium (piscina de agua fría). ¡Pero nada de asustarse! El ‘agua fría’ está a 24 grados, calentísima si uno está acostumbrado al gélido Cantábrico.

Hecha la inmersión en agua fría -puede durar hasta 5 minutos en función del aguante de cada uno- toca sumergirse en el caldarium (piscina de agua caliente). En su acogedora labra, a 38 grados y arropado por una cálida luz rojiza uno puede seguir olvidándose del mundo 10 minutos más. Si te agobia esta temperatura no pasa nada, puedes alternar este baño con otros en el frigidarium tantas veces como quieras. Sin duda una práctica excelente para mejorar la circulación.

Superadas las etapas de laconicumfrigidarum y caldarum toca darse una ducha para acceder a la sauna seca o finlandesa donde, a 80 grados y sobre bancos de madera, se eliminan las toxinas que fastidian a nuestro organismo. Otra vez si uno se agobia puede salir, ducharse y volver a entrar para unos cinco minutos después pasar a la fuente de hielo (que complementa los servicios de frigidarium) y, de ahí, directamente a la piscina de flotación del centro de la sala. Quince minutos de relax a 34 grados, la misma temperatura de la piscina Hidrópolis (fuera de este recorrido). Una gozada.

El circuito termal termina con un ratito de reposo e hidratación, primero en la planta baja dentro de una envoltura de aroma (te rocían con un spray que huele a flores y después, ¡te envuelven en papel de aluminio cual bocadillo! Se siente mejor de lo que se escucha), después en la parte superior de la balnea ya abrigadito en un albornoz y acompañado por una infusión a elegir y una brocheta de frutas. En total una hora y media de paz de la que saldrás totalmente renovado. ¡Listo para seguir comiéndote el mundo!

Zonas públicas/comunes

Piscina o circuito Termolúdico o Ludicotermal
Piscina exterior
Piscina fría
Piscina de flotación (flotarium)
Piscina infantil
Jacuzzi
Pediluvio
Zona de relajación

Saunas

Sauna seca o finlandesa (vaporarium
Sauna húmeda o baño turco

Duchas

Ducha de contrastes
Fuente de hielo

Tratamientos corporales

Además de los servicios termo-lúdicos de la piscina termal, el circuito de contrastes y el paseo termal, el Balneario Solares ofrece diversas experiencias termales: de relax, belleza (ritual antioxidante con vino, ritual energizante con cacao, masaje anticelulítico, etc.), especial futuras mamás, compartidos, orientales (pindasveda, chakra stone, etc.), saludables o esenciales

Tratamientos específicos para niños y mamás

Masaje especial futuras mamás.

Infantil (para niños)
Prenatal/Embarazadas
Castilla Termal Balneario de Solares

Avenida Calvo Sotelo, 13, 39710

Solares Cantabria

942 521 313

Cómo llegar

El complejo del Balneario de Solares se encuentra en la población del mismo nombre, dentro de la comarca de Transmiera (Medio Cudeyo) y a pocos kilómetros de las playas de Laredo y de Somo. Solares dista tan sólo 18 kilómetros de Santander, capital de Cantabria. Está comunicado por carretera por la N-635 y las autovías A-8 y S-10.

8253

Qué ver y hacer en los alrededores

En los alrededores del establecimiento se pueden realizar senderismo y actividades al aire libre.

 

Establecimientos relacionados

Relax en medio de los valles y junto al río Besaya

facebook Sparelajarse

Síguenos en Facebook

Logo sparelajarse