Vaporizadores para la cara

Contenidos

Un vaporizador facial es una herramienta o máquina más o menos grande para aplicar vapor a la cara. El objetivo de este tratamiento facial a base de vapor es limpiar en profundidad la piel, relajarla, estimular su flujo sanguíneo y contribuir a la regeneración del las células. ¿Resultado? Una piel más sana y más bonita, sin impurezas ni puntos negros, y sin necesidad de aplicar cremas, inyecciones, conservantes ni colorantes. ¡Más natural imposible!

Podemos decir que existen dos grandes grupos de vaporizadores faciales: los vaporizadores faciales portátiles y los vaporizadores faciales de sobremesa. Ambos pueden ser utilizados en casa con total seguridad, y los segundos se encuentran con frecuencia en spas, talasos y, sobre todo, balnearios debido a sus grandes beneficios para la salud y sus prácticamente nulas contraindicaciones.

Salvo rarísimas excepciones, un vaporizador facial solo puede aportar beneficios a tu cara. Te interesará utilizar un vaporizador facial si buscas abrir poros, limpiar  e hidratar la piel en profundidad. Se utilizan también para tratar alergias, despigmentación y problemas de acné, y muchos consiguen un efecto rejuvenecedor del rostro, eliminan arrugas y líneas de expresión en muchos casos. ¡Son un bombazo!  

Vaporizadores faciales portátiles

Los vaporizadores portátiles o de viaje son ligeros, se pueden transportar fácilmente de un lugar a otro, son generalmente menos potentes, más baratos y tienen menos opciones que los de sobremesa. Son los que suele haber en casas particulares. 

Vaporizadores faciales de sobremesa

Por su parte, los vaporizadores de sobremesa son más grandes y aparatosos, más caros, pero también más profesionales, potentes y suelen tener muchas más opciones. Son los que solemos encontrar en balenarios, spas, talasos, peluquerías y centros de belleza.