Manicura

Contenidos

La manicura es el conjunto de tratamientos y cuidados necesarios para tener unas manos sanas y bonitas. Una buena manicura -evolución de manus (mano) y curare (cuidar, curar)- incluye técnicas de cuidado y embellecimiento, tanto de manos como de uñas. La manicura es a las manos lo que la pedicura a los pies, una forma asequible de sentirse mejor y más guapa rápidamente, y un planazo perfecto con o sin amigas, en casa, en el spa, el balenario, el talaso, el salón de belleza o la peluquería.

Tipos de manicura

Existen un montón de tipos de manicura para diferentes momentos, acabados y economías, pero los cuatro tipos de más importantes manicura son:

1. Manicura clásica o básica

La manicura clásica o básica es la manicura más sencilla, la de toda la vida. Incluye limpiar las uñas, retirar (o no) la cutícula, limar, cortar y, si lo deseas, aplicar un esmalte endurecedor, de brillo o de color sobre las uñas una vez aseadas. Puedes hacértela cómoda y regularmente en casa si cuentas con un buen kit de manicura que incluya una lima, un cortaúñas y un empujador de cutículas de calidad. La pintura que se utiliza en esta manicura es el esmalte de siempre. La manicura básica más o menos dura una semana, depende del trato que des a tus manos: no te durarán lo mismo las uñas si trabajas como secretaria y tienes lavavajillas en casa que si eres escaladora y friegas los platos a mano (¡cómo yo!).

2. Manicura con torno o rusa

La manicura con torno o manicura rusa es una manicura clásica hecha con tornos y/o fresas. Esto es, que en lugar de utilizar las herramientas de manicura tradicionales (la lima, el cortaúñas, el empujador de cutículas, etc.) utilizas una máquina que parece un bolígrafo grande o un mando a distancia pequeño con diferentes terminaciones que sanean y preparan tus uñas para la pintura. También puedes hacértela en casa si tienes un kit de manicura eléctrico. La pintura de esta manicura también te dura una semana aproximadamente, según el cuidado que tengas y lo que hagas con tus manos.

3. Manicura semipermanente

La manicura semipermanente es como la manicura clásica pero más duradera y un poco más compleja de hacer ya que requiere más tiempo y, sobre todo, un poco más de infraestructura. También puedes hacértela cómodamente en casa, pero necesitas un buen kit de manicura, una lámpara secadora UV y esmaltes semipermanentes que te gusten. Lo más fácil y económico si quieres adentrarte en el mundo de la manicura semipermanente es hacerte con un set o kit de manicura semipermanente como este o similar que incluya un set de manicura (lima, cortaúñas, empujador de cutículas), una lámpara secadora y los esmaltes básicos. La pintura de esta manicura dura entre dos y tres semanas, incluso más, aunque como hemos dicho desde el principio, la duración de todas las manicuras sin excepción depende de las actividades que realicen tus manos.

Si nunca te has hecho la manicura semipermanente, en este artículo titulado cómo hacer manicuras y pedicuras semipermanentes en casa te cuento cómo hacerla (y te doy mis trucos, consejo y advertencias porque a mi me encanta hacerme y hacer esta manicura -a mi madre, a mi hermana, a mi abuela, a mis amigas...-). Yo empecé probando con un kit de manicura semipermanente básico y luego le fui añadiendo herramientas, esmaltes, decoraciones, etc. Según fui aprendiendo. ¡Ahora tengo un kit de manicura supercompleto! Pero mi recomendación es que poco a poco, que empieces por algo sencillo y, si te gusta, vayas añadiendo elementos. 

4. Manicura con uñas de gel

La manicura con uñas de gel es más o menos como una manicura semipermanente con uñas postizas. Requiere pues una manicura básica (limpiar uñar, cortar, limar), fijar o pegar las uñas postizas a las propias (que puede hacerse con una máquina secadora igual o similar a la de la manicura semipermanente) y pintar dichas uñas con unos esmaltes especiales para uñas de gel. Puedes hacerte esta manicura en casa con un kit de manicura con uñas de gel (con uñas, base coat, esmalte de color, top coat, decoraciones, etc.) o comprando las cosa por separado (que suele salir más caro, pero es lo suyo una vez tienes tu kit para ir añadiendo colores). En teoría, la manicura con uñas de gel dura mínimo dos semanas, pero puede durar mucho más. Depende tanto de su tamaño como trato que le des a tus uñas.

La manicura con uñas de gel es una de las manicuras más vistosas que hay y suele caracterizarse por uñas llamativas, más o menos largas o con formas. Las uñas de gel suelen ser más grandes (por eso muchas veces son postizas) y, por esta razón, sobre ellas se realizan auténticas obras de arte o nail art (con brillos o pedrería, esmaltes, purpurina, etc.). El nivel máximo de uñas de gel es Rosalía, una cantante que ha llegado a pasar mucho tiempo en el salón de belleza para lucir unas uñas estupendas. Si quieres tenerlas tan estrambóticas como ella, ¡tendrás que ensayar mucho o buscar una buena esteticien!

Otros tipos de 'manicura'

Este apartado se llama 'otros tipos de manicura' para entendernos, pero debería llamarse 'formas de pintar las uñas una vez que ya está hecha la manicura' y 'tratamientos que podemos aplicar antes y después de hacernos la manicura para tener unas manos más sanas y bonitas' porque de eso es de lo que vamos a hablar. Ahora que ya sabes qué es y cómo se hace una manicura de verdad, te contamos cuáles son los tipos de 'manicura' más conocidos para que te los puedas hacer en casa y sepas qué incluyen cuando los encargas en el balneario, el talaso o el spa. ¡Al lío!

1. Manicura francesa

Llamamos manicura francesa a esas uñas de base natural (rosita, blanquecina, etc.) que rematan en borde blanco y se cubren con algún tipo de protector (en brillo o en mate). Es muy fácil encontrar kits y esmaltes para hacer la manicura francesa normal, semipermanente o en uñas de gel.

Normalmente, cuando contratas una manicura francesa te hacen una manicura y te pintarán las uñas 'a la francesa'.

2. Manicura americana

Llamamos manicura americana a una manicura francesa (bases en tonos nude y remate en borde blanco) que difumina el encuentro entre el color base de la uña y el borde blanco. Este matiz se suele conseguir aplicando una capa extra de base entre base y borde blanco y capa final, y el resultado es una manicura elegante, natural y ligeramente más sutil que la francesa. Puedes hacértela tú misma utilizando los mismos esmaltes que utilizas para la manicura francesa.

Generalmente, cuando pides una manicura americana te hacen una manicura y te pintarán las uñas 'a la americana'.

3. Manicura italiana

Llamamos manicura italiana a las manicuras que solo pintan una parte del borde de la uña, en lugar de todo el borde como hacemos en las manicuras francesas y americanas. Además, el borde se puede pintar de cualquier color (blanco, rojo, amarillo, azul, verde...) obteniendo un efecto asimétrico y llamativo. La manicura italiana es perfecta para uñas largas, naturales o postizas, con forma picuda. En uñas pequeñas queda lo que viene siendo fatal. Se puede hacer con cualquier tipo de esmalte.

Si decides hacerte una manicura italiana (a veces llamada manicura en esquina o de diseño en esquina), te harán una manicura y te pintarán las uñas 'a la italiana'.

4. Manicura 'ojos de gato'

Llamamos manicura 'ojos de gato' a toda aquella manicura que termina aplicando un esmalte que hace el efecto ojos de gato. Esto es, que dibuja una especie de línea o vía láctea sobre el color base aplicado a nuestra uña. Esto que a primera vista suena tan galáctico es muy fácil de hacer. Solo necesitas un esmalte que lo permita (no vale cualquier esmalte) y un stick magnetizado especial (pero barato). Es una de las manicuras más sencillas y originales de hacer en casa.

Si decides hacerte una manicura 'ojos de gato' (o manicura con efecto ojos de gato), te harán una manicura y te pintarán las uñas con un gel que haga ese efecto imantado

5. Manicura completa o spa

Llamamos manicura completa o spa a una manicura que, además de la manicura que sea (básica, rusa, etc.) incluye otros tratamientos de salud y/o belleza para las manos. Estos tratamientos pueden ser muy variados y pueden incluir masajes, exfoliantes, hidratación, etc. Los encontrarás en los centros de belleza, y conviene preguntar bien en qué consisten y cuánto cuestan para evitar sorpresas.

Si decides hacerte una manicura completa o spa, te harán una manicura que incluya algún tratamiento de belleza, salud o los dos para tus manos.

6. Manicura de parafina

Llamamos manicura de parafina a aquella manicura, del tipo que sea, que incluye un tratamiento de parafina previo. Este tratamiento suele consistir en sumergir las manos en una bañerita de parafina templada durante un tiempo, sacarlas y recibir un masaje. El objetivo es hidratar bien palmas, dedos y, muy especialmente, uñas. Una vez hecho este baño con masaje, empieza la manicura de verdad que puede ser básica, rusa, semipermantente o de gel. Tu eliges.

Si quieres hacerte una manicura de parafina en casa hazte con un calentador de parafina (que puede ser válido para pies y manos, ¡dos por uno otra vez!) y unos guantes para mantener las extremidades calentitas mientras profundiza el efecto de la parafina. Otra opción es que compres parafina y la calientes de forma casera (en una cazuela que ya no utilices para concinar, por ejemplo) y utilices guantes de plástico (que pueden ser nuevos o pueden ser unos limpios de coger la fruta o de fregar) o guantes de algodón y plástico (mucho más respetuosos con el medioambiente ya que puedes utilizarlos una y otra vez sin que esto suponga un problema en la efectividad de los tratamientos o tu higiene personal). 

7. Manicura para novias

La manicura para novias existe y no existe. Existe porque en algunos sitios se oferta 'manicura para novias', pero no hay ningún tratamiento ni ritual específico para las futuras esposas. Es una estrategia de marketing para vender manicuras y, normalmente, más caras de lo normal. Por eso te recomendamos huir de cualquier producto (manicura o lo que sea) 'para novias' y confiar siempre en tu instinto o en tu esteticien de siempre, especialmente en un día tan importante como el de tu boda. 

Ahora sí, es verdad que muchas novias deciden hacer la manicura antes de casarse y, como es un día tan especial, aprovechan y se hacen algo diferente y mejor de lo habitual. Por eso, muchas novias se animan una manicura que incluya un tratamiento hidratante (de parafina, por ejemplo) o una manicura spa con algún tipo de masaje; o apuestan por manicuras semipermanentes o vistosas uñas de gel. Pero eso va completamente en el gusto de cada una. Tu boda, tus uñas, tus normas.