Spas para bebés

Contenidos
Suscríbete y consigue gratis nuestro ebook
Autora: Naza Megías
Artículo actualizado el 24/07/2022
Tabla de contenidos
Contenidos
Spas para bebés

Desde hace algunos años se han puesto de moda los spa para bebés.

Los más pequeños de la casa también pueden disfrutar de los beneficios de la hidroterapia y los masajes en los diversos centros que puedes encontrar en la península, como Baby Spa, en Madrid o cualquiera de los centros que la cadena Splash Baby Spa tiene repartidos por varias comunidades autónomas.

Un spa para bebés es un establecimiento que cuenta con bañeras y actividades adecuadas para que los más pequeños de la familia puedan disfrutar de la hidroterapia en las mejores condiciones de higiene y seguridad. Así el bebé disfruta y los adultos pueden estar tranquilos.

Las que somos madres sabemos lo difícil que puede llegar a ser el puerperio, tanto para el bebé, como para mamá: el parto es la cita más bella de tu vida, pero también es una experiencia agotadora y, en ocasiones, muy estresante. Todos tenemos que adaptarnos a una nueva vida (de hecho, no conozco ningún posparto que haya sido igual o parecido al anterior) y transitar algunas emociones que nos hacen sentir plenas y otras que resultan complicadas.

Por lo tanto es una etapa en la que toda la familia puede sufrir estrés (sobre todo la madre y el bebé), así que cualquier actividad que nos ayude a relajarnos y traiga calma a nuestras vidas está más que recomendada.

Las visitas al spa para bebés pueden ser un plan fantástico porque es una forma de pasar un tiempo en familia, dejando a un lado las preocupaciones por un ratito y disfrutando de todo lo bueno que obtenemos a través del agua.

¿Cómo es una sesión de spa para bebés?

Una sesión de spa para bebés suele durar, aproximadamente, entre 45 minutos y una hora en los que el bebé no solo está sumergido en la bañera, sino que también recibe un masaje y, además, se respetan sus necesidades (por ejemplo, si tiene hambre).

La idea del spa para bebés es la misma que la del spa para adultos: relajarse aprovechando todos los beneficios que nos procura el uso del agua. Sin embargo, hay algunas diferencias importantes, que son necesarias para que los bebés puedan disfrutar de una sesión de spa con toda la tranquilidad y el mimo que se merecen.

La sesión de hidroterapia se aplica en una bañera o piscina neonatal, especial para bebés y de uso individual. De esta forma se reduce el riesgo de infecciones que puede existir cuando compartimos bañera con otras personas, además de que la limpieza de la instalación resulta más sencilla y efectiva.

Y es que el agua de las bañeras neonatales no solo está a una temperatura adaptada a su edad y sus necesidades (igual que la sala, climatizada para que no noten contraste de temperatura al entrar o al salir),

El agua no se limpia con cloro, que podría dañar la piel y los ojos de los recién nacidos, sino con otros procedimientos y materiales, como el ozono.

Además, en un spa para bebés, los pequeños permanecen sumergidos unos 10 o 15 minutos, por lo general. El tiempo suficiente para que puedan disfrutar de todos los beneficios de estar en el agua sin llegar a estresarse.

Para que los bebés puedan estar en la bañera de forma segura, se utilizan unos flotadores de cuello que se adaptan al tamaño y edad del bebé en cada visita. De esta forma, el bebé permanece en la piscina flotando en posición vertical, sin peligro de hundirse (aunque no se le deja sin supervisión en ningún momento y puede estar acompañado hasta por dos personas de la familia).

Una vez terminada la sesión en el agua, dependiendo del centro, el masaje lo realizará el profesional (en muchos centros cuentan con fisioterapeutas especializados en masaje infantil e incluso en terapia respiratoria) o bien este te guiará para que seas tú quien le dé el masaje a tu bebé y, a la vez, puedas aprender a hacerlo en casa siempre que lo necesitéis… o siempre que os apetezca. El ratito de masaje, si tienes un bebé al que le gusta (porque, aunque pocos, también hay algunos bebés a los que no) puede ser uno de los mejores momentos de la rutina diaria para toda la familia.

 Masajes para bebés

¿Para quién se recomienda el spa para bebés?

En realidad, la hidroterapia es recomendable para todos los bebés (y los adultos).

Hay centros que admiten niños incluso de 48 horas de vida, así que puedes acudir con tu bebé a una sesión de spa en un centro especializado desde que ambos estéis recuperados del parto hasta prácticamente los dos años de edad.

Además, también se usa para tratar algunas infecciones neurológicas o respiratorias, así como una forma de terapia en casos de espina bífida, Síndrome de Down, parálisis cerebral o atrofia muscular, por la cantidad de beneficios que tiene para los más pequeños.

 

¿Qué beneficios tienen el spa para bebés?

¿Te gusta el agua? ¿Disfrutas nadando o simplemente dejándote llevar por el balanceo del agua de la piscina o por las olas del mar?

Entonces ya has experimentado varios de los beneficios que tiene el spa para bebés:

Cierra por un momento los ojos y piensa en lo que sientes en ese momento en el que te dejas balancear por el movimiento de las olas del mar en calma.

Sin duda se parece bastante a la sensación que experimentábamos en el útero antes de nacer. Y los bebés también lo sienten. Así que en el agua se sienten seguros, tranquilos y relajados.

Y, además, el masaje les proporciona todos los beneficios del contacto y las caricias:

  • El movimiento suave del cuerpo meciéndose en el agua tibia relaja los músculos y la mente, así que después de la sesión se sienten más calmados.
  • Contribuye al desarrollo de la motricidad gruesa y el desarrollo psicomotor, al mantener los músculos activos.
  • Ayuda a comenzar a nadar, ya que activa reflejos que se utilizan más tarde durante la práctica de la natación.
  • Mejora la calidad del sueño al ser una actividad muy relajante.
  • Facilita el desarrollo de los músculos y los huesos.
  • Se estimulan, de forma muy relajada y tranquila, varios sentidos, como el tacto, el oído y la vista, al mismo tiempo.
  • Mejora la coordinación y el equilibrio.
  • Estimula el sistema digestivo y el tránsito intestinal, por lo que ayuda a aliviar los cólicos y el estreñimiento.
  • Desarrolla y refuerza el sistema inmunológico.
  • Se refuerza el vínculo a través del contacto visual y el tacto, muy similar a lo que ocurre cuando nos mantenemos piel con piel con nuestro bebé.

 

Spas para bebés

Spas para bebés en España

En conclusión, el spa para bebés puede ser una actividad que nos dé muchas alegrías en un momento muy hermoso de nuestras vidas (y de las de nuestros pequeños) pero que, en ocasiones, puede resultar estresante, frustrante y agotador.

Así que si quieres empezar a disfrutar de la hidroterapia con tu bebé, ¿qué te parece si empiezas por buscar tu centro favorito entre los que tenemos en nuestra web?

Quizás también te interesen...

Baby Spa Madrid

Spa para bebés en Madrid, técnicas de salud y desarrollo para los más peques. Salas de lactancia, salas descanso y profesionales expertos en hidroterapia

Ver ofertas desde 29 euros

Splash Baby Spa Castelldefels

Spa para bebé para la estimulación acuática temprana y el descanso de bebés en Castelldefels. Masajes para bebés con productos ecológicos y testados

Ver ofertas desde 51 euros

Artículos relacionados

Suscríbete a Sparelajarse